¿Cómo bajar la presión de la caldera?

La presión de la caldera es tu enorme aliada para la calefacción. Pero es considerable estudiar a manejarla de manera correctamente.

La presión es como el fuego: si la manejas bien solo te da bienes, pero si la manejas mal te puede traer sorpresas.

Entender cómo bajar la presión de la caldera pertenece a los conocimientos más provechosos y servibles que puedes conseguir.

Los equipos modernos integran mecanismos de seguridad para que, siempre que haya mucha presión en la caldera, el usuario habitual logre reducirla. Esto, independientemente de ser un inconveniente en el vaso de propagación.

Si deseamos bajar la presión de la caldera es infaltante llevarlo a cabo con el circuito frío. Todo esto, puesto que en el caso de que no sea así, corremos el riesgo de padecer quemaduras destacables, porque debemos sacar agua.

Cómo bajar la presión de la caldera

Independientemente de ser un inconveniente en propagación, si deseamos bajar la presión de la caldera es infaltante llevarlo a cabo con el circuito frío puesto que en el caso de que no sea así corremos el compromiso de padecer quemaduras destacables, porque debemos sacar agua.

Entonces, una vez se haya enfriado el circuito, lo que tienes ganas de saber es cómo bajar la presión de la caldera.

La forma más simple y que se sugiere para arreglar el exceso de presión es abrir un purgador de un radiador y sacar agua asistiendonos de un vaso, jarra, entre otros, con el fin de llegar a una presión aproximada entre 1,0 y 1,2 bares.

Una segunda forma nada aconsejable, siempre habiendo esperado a que el agua del circuito se haya enfriado para evadir quemaduras, es abrir la válvula de sobrepresión de la caldera. Si no esperamos a que baje su temperatura, el agua del circuito podría perderse rápidamente.

Fácilmente corremos el riesgo de quemarnos, por lo cual es considerable aguardar a que el agua se enfríe para evitar accidentes.

Con este procedimiento, además de que posiblemente saldrá un chorro muy descontrolado, corremos el riesgo de que la junta de la válvula se ensucie con restos contenidos en el agua y se quede goteando.

La tercera forma bastante menos aconsejable que las otras dos, es abrir la llave de vaciado de la instalación, si es que la tiene.

¿Qué presión debe tener una caldera de gas?

La presión sugerida de trabajo de la mayor parte de calderas es de 1,5 bar.

Inclusive, se puede llevar a cabo un intervalo de presión según sea en caliente o en frio: tendríamos 1 bar en frío y de 2 bar en caliente precisamente.

Poca presión en la caldera

Cuando la presión está a menos de 0.5 bar empezamos a tener un inconveniente.

Las calderas llevan un presostato de seguridad por baja presión, que justo al bajar de esa cifra va a hacer que nuestra caldera quede inactiva.

Para que vuelva a trabajar, regularemos la presión a la presión de trabajo que el fabricante recomiende.

Demasiada presión en la caldera

Por el contrario, si nuestra caldera sobrepasa la presión máxima de 3 bar se abre la válvula de seguridad para evitar que la presión suba a parámetros peligrosos.

Hay válvulas de seguridad que se abrirán de forma automática en caso de sobrepasar la presión máxima de trabajo.

Estas válvulas de seguridad llevan un pulsador de color rojo o negro para lograr abrir la válvula cuando sea necesario.

No se sugiere abrir la válvula de seguridad sin que sea necesario, puesto que van a dar inconvenientes de goteo y deberan cambiarse por unas novedosas.

Algunas ocasiones, no obstante, se tienen la posibilidad de limpiar para arreglar el inconveniente de goteo.

Lo verdaderamente usual es llevar a cabo un purgado del agua en los radiadores por medio de la llave que tienen en el del costado.

Por medio de este purgado además reduciremos presión sin tener inconvenientes de fugas en las válvulas de seguridad.

Maneja la presión de tu caldera

Las calderas de gas no se tienen que manejar sin tener los conocimientos y acreditaciones primordiales, por el riesgo que representa.

En caso de avería de alguno de los elementos de las mismas, lo preciso es comunicar al soporte técnico para que proceda a su reparación o reemplazo.

Por consiguiente, para bajar la presión de la caldera un individuo no experto en el tema, debe ponerse un límite de forma exclusiva a hacer las operaciones antes descritas para limpiar los radiadores y comprobar el cierre de la llave de llenado de la caldera.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments